segunda-feira, 22 de outubro de 2012

COLOMBIA Y LAS FARC-EP: RESEÑA HISTÓRICA DE LAS NEGOCIACIONES Y PERSPECTIVAS DE PAZ EN 2012 (PARTE II)


EL PROCESO DE PAZ EN 2012
Colombia y las FARC encaran un nuevo desafío, dialogar por la paz basados en cinco puntos: tierra, drogas ilícitas, víctimas, papel político de las FARC y fin del conflicto armado. Las negociaciones se enmarcan en tres faces: una primera de diálogos que desde comienzos de 2012 vienen estableciendo el gobierno colombiano y las FARC dentro y fuera del territorio nacional, hasta agosto cuando se concretizó la segunda etapa: implantación de la Mesa de Negociaciones, con ayuda del Noruega que asumiría la logística para dar inicio a los diálogos a reanudarse a partir del 15 de noviembre en La Habana, cuando se llevará a cabo la tercera y última etapa. Venezuela y Chile también apoyarán el proceso.
Dentro del primer punto, la Reforma Agraria, según se estipuló en La Habana, antes de Oslo, no se tocará en el modelo económico capitalista, inversión extranjera y colonización de nuevas tierras. En el punto dos, sobre Víctimas, será necesariamente discutida la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. Política liderara y abanderada por el presidente Juan Manuel Santos y colocada en práctica desde 2011. “Ivan Márquez” hizo el jueves en Oslo duras críticas a la Ley, afirmó que no pasará de una estrategia para que después de 20 o 30 años los campesinos, bajo presión, acaben perdiendo sus poses para las compañías extranjeras.
Otras críticas ya fueron hechas a esa Ley, pues exige la devolución de tierras a campesinos despojados de estas por parte de paramilitares, guerrilleros y agentes de la fuerza pública y no de narcotraficantes y paramilitares no desmovilizados en el proceso ocurrido entre 2003 y 2006. En lo tocante a las drogas ilícitas, entrará a debatirse la participación de las FARC en su producción y distribución, las rutas usadas por el narcotráfico y la intervención en ellas por parte de la guerrilla y no solamente su papel como cobradores de impuestos. Se tratará el problema de la substitución de cultivos ilícitos. En cuanto a la participación política de las FARC después del proceso concluido, se debatirá la postura del gobierno frente a la desmovilización guerrillera y las garantían ofrecidas para no repetirse hechos pasados. Y en torno del último punto, fin del conflicto, ya está en debate la cuestión de la entrega o no de armas, pues uno de los representantes de las FARC en Oslo afirmó que “la Paz no significa el silencio de los fusiles”, lo que despertó desconfianzas a nivel mundial sobre el proceso.
Fin del conflicto. Es la primera vez que la guerrilla y el Estado se proponen el objetivo explícito de poner fin a la guerra, un acuerdo sin precedentes. En el camino está pactar asuntos tan espinosos como un cese de hostilidades "bilateral y definitivo", la dejación de armas y la reintegración de las FARC, la situación de los presos de esta guerrilla y las reformas institucionales necesarias. Una de las críticas que se le hacen a la agenda es que habla de "dejación de armas", no de entrega de las mismas. La diferencia no es semántica: una cosa es rendir los fusiles para ser destruidos; otra, muy distinta, sería simplemente dejar de usarlos, sin entregarlos, lo cual haría fútil el acuerdo. Otro gran interrogante es la magnitud de las eventuales disidencias de las FARC que prefieran mantenerse activas y profundizar su vínculo con el tráfico de drogas, en lugar de desmovilizarse. (Ver Revista Semana 
http://www.semana.com//politica/diez-puntos-clave-del-proceso/186605-3.aspx Consulta en 20/10/2012.
Cuáles son las perspectivas si tenemos en cuenta que, como aqui mostramos, se trata de la cuarta vez que Colombia y las FARC se sientan junto a la Mesa de Negociaciones para intentar colocar fin al conflicto armado que casi completa 50 años. Como señalamos, tanto el país cuanto la guerrilla han incumplido con acuerdos básicos. Qué nos hace pensar que de esta vez podrá llegarse a un acuerdo?. Surgen preguntas como: la guerrilla está debilitada y no tiene otra salida? El gobierno Santos está interesado sólo en promover un proceso que, con la Ley de Reparación de Víctimas, le valdría postularse a un premio por la paz? Los dos sectores estás realmente interesados en la paz, o continúan manejando intereses propios que no tienen nada que ver con los colombainos cansados de guerra?
Preocupante las palabras del presidente Santos cuando afirma, frente al discurso agitado de “Ivan Márquez”, que "Ojalá se pueda dar ese resultado porque sería maravilloso para todo el mundo, pero si no se da, hemos hecho las cosas de forma tal que al país no le cuesta nada haber ensayado". En sus discurso del día 19/10, en una Universidad de Bogotá, el presidente dijo saber en dónde están las “líneas rojas, qué podemos ceder y qué no podemos ceder”. Es grave afirmar que si no resulta nada del proceso de paz actual, a Colombia no le habrá costado nada “ensayar”, como si se tratara de un experimento sencillo en un laboratorio con uso de ratones. En otra intervención, el mismo día, dejó claro que, si bien le apuesta a la paz como uno de sus "sueños", su Gobierno no será "rehén" de esa iniciativa. (ver El Tiempo http://www.eltiempo.com/politica/juan-manuel-santos-responde-a-las-farc-en-proceso-de-paz_12318948-4 Consulta el 20/10/2012.
O sea, para Santos, si se da el proceso de paz bien, o si no, no importa, pues nada se habrá perdido. El presidente no piensa en el número de víctimas que, de no dar cierto el diálogo, dejará para el futuro de los colombianos: más soldados y guerrilleros, colombianos al fin y al cabo, morirán. Más personas continuarán siendo masacradas por el paramilitarismo y la fuerza pública e igualmente a manos de la guerrilla. Más campesinos e indígenas serán desplazados por esta violencia centenaria y ciento de líderes, de activistas políticos y sindicalistas desaparecerán o morirán. Para no hablar de los costos políticos y económicos y toda la corrupción por detrás de la guerra; desvío de billones de dólares en un conflicto sin fin y una deuda externa pagada con sudor de sangre por los colombianos. Es una obligación, frente a esta iniciativa de paz, del gobierno y las FARC, jugarse todas las cartas y colocar todo el empeño para esperar resultados positivos y conseguir avanzar hacia una salida negociada, donde al final todos salgamos ganando.
La exguerrillera “Karina”, condenada a 40 años de prisión, por la confesión de 216 crímenes, tiene razón cuando dice que “Ivan Márquez” es un radical que quiere llevar a la práctica una doctrina marxista y leninista al pie de la letra. Eso puede ser un impedimento también a la hora de las negociaciones, pues en representación del gobierno y entre los cinco miembros elegidos por este, se encuentra el mayor representante de los intereses capitalistas del país, el señor  Luis Carlos Villegas Echeverry, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia. Fue Secretario General de la Federación Nacional de Cafeteros; Presidente de la Corporación Financiera de Occidente; Consejero Económico de la Embajada de Colombia en Francia; Viceministro y Ministro Encargado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia;  Gobernador y Senador de la República por el Departamento de Risaralda. Fue también miembro de los Consejos Directivos de varias empresas de los sectores financiero e industrial y fue Presidente del Consejo Directivo del Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero, creado para atender la reconstrucción de la región devastada por el terremoto de 1999. Desde 1996, ocupa la Presidencia de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, es Presidente del Consejo Gremial Nacional y miembro de la Junta de la Organización Internacional de Empleadores.
 Mencionamos grande parte de su currículo para afirmar que detrás de las negociaciones entre gobierno y FARC se encuentran los mayores intereses económicos del país. El malestar causado con las palabras de “Ivan Márquez” en Oslo sólo puede ser entendido si consideramos lo que significaría para la elite colombiana colocar en jaque el actual modelo económico del país, el papel del capital extranjero, la explotación de los recursos naturales y el Tratado de Libre Comercio firmado recientemente entre Estados Unidos y Colombia.
Por su parte, “Ivan Márquez” fue provocador y perspicaz; aprovechó el momento para hacer una reseña histórica sobre las causas del conflicto armado en Colombia. Insistió en que en la mesa se "aborden todos los generadores del conflicto", con el único propósito de "edificar la convivencia sobre bases pétreas para que la paz sea estable y duradera". El jefe guerrillero dijo que el tema de la tierra va más allá del aspecto meramente agrario. Esto para decir que empresas nacionales y extranjeras "saquean los recursos naturales". Reconoció que el nacimiento de las FARC "no es otra cosa que una respuesta campesina a los latifundistas y terratenientes". En su discurso, “Márquez” afirmó que en el problema de la tierra "están en juego la soberanía y la vida misma (... ) las FARC no se oponen a una verdadera restitución de tierras". Como colocado antes, criticó la Ley de Restitución de Tierras que actualmente adelanta el Gobierno y resaltó que las tierras se están entregando a los grandes conglomerados nacionales y extranjeros para la exploración del oro, el biodisel y el coltán en la Orinoquía. Entre los datos que entregó “Márquez”, señaló que en la época de lo que se considera la violencia de la guerrilla, más de ocho millones de hectáreas han sido arrebatadas a sangre y fuego por parte de los terratenientes, el Estado y el paramiltarismo. (Ver revista Semana http://www.semana.com//politica/fundemos-paz-base-anhelos-nacion-farc/186610-3.aspx Consulta el 20/10/2012)
Después, la emprendió contra las multinacionales y los tratados de libre comercio, sin olvidarse de Estados Unidos. Fue crítico, como se esperaba, contra la explotación extranjera de los recursos naturales, pero enseguida puso a hablar a más de uno en redes sociales y corrillos en cuanto citó, con nombres propios, a los que llamó "nuevos llaneros", descalificando de paso sus inversiones en esa región del país. Alejandro Santo Domingo, Luis Carlos Sarmiento Angulo y la familia Éder, aparte de Luis Carlos Sarmiento Angulo, Germán Efromovich, el exvice presidente Francisco Santos y los hijos del expresidente Álvaro Uribe Vélez, Tomás y Jerónimo, figuraron en esa lista. (Ver revista Semana “La ‘despachada’ de ‘Iván Márquez’ agitó las aguas”. http://www.semana.com/nacion/despachada-ivan-marquez-agito-aguas/186647-3.aspx Consulta el 20/10/2012.
Los intereses económicos capitalistas que están en juego en el actual proceso de paz impedirán la llegada a un acuerdo decente entre Gobierno y FARC, o mejor, entre empresarios, latifundistas y comerciantes con la guerrilla. Al mismo tiempo en que “Iván Márquez” dejaba de lado los acuerdos de la agenda inicial propuesta en la primera etapa de las negociaciones, según lo reiteró el gobierno y otros sectores políticos y económicos, los empresarios colombianos enviaron carta explicando que se icentan de cualquier acusación por parte de la guerrilla en Oslo. Afirman estar apoyando al gobierno colombiano en el proceso pero que esperan que el grupo guerrillero respete los acuerdos iniciales. Lo que significa no tocar en sus grandes intereses. “el Consejo Gremial aseguró que le hará un seguimiento ‘permanente y objetivo’ al proceso de paz” (Ver revista Semana “’El sector privado rechaza cualquier señalamiento en contra de los empresarios colombianos’: Consejo Gremial Nacional”. In: http://www.semana.com/nacion/sector-privado-rechaza-cualquier-senalamiento-contra-empresarios-colombianos-consejo-gremial-nacional/186652-3.aspx Consulta el 20/10/2012)
Como dijimos anteriormente, la exguerrillera “Karina” tiene razón al adjetivar a “Ivan Márquez” de radical, pero sabemos que la intransigencia del guerrillero tiene sus fundamentos. Las FARC conocen el terreno que pisan hace 50 años y saben de memoria cuál ha sido el papel de la elite colombiana, llámese empresarios, comerciantes, terratenientes, empresas privadas, nacionales y extranjeras, en la explotación sistemática del pueblo colombiano y la forma de apropiación del territorio nacional y sus recursos naturales. Es claro cuál va a ser su papel en este proceso de paz ; no cederán un centavo, de lo considerado por ellos como su propiedad, para beneficiar a los que realmente necesitan. En esas circunstancias, se espera que la guerrilla no abra mano de los intereses ya defendidos desde Oslo, pues, de otra manera, estarían protegiendo otros intereses.
Por lo dicho antes y por los discursos enunciados por estos diferentes sectores, podemos afirmar que el presidente Juan Manuel Santos no está dispuesto a jugársela toda por la paz. Pues eso significaría, no sólo enfrentar a las FARC, como hacer una dura guerra contra grandes intereses económicos, sin contar con los intereses políticos y militares.
De la Mesa de Negociaciones además de De la Calle y Villegas Echeverry, hace parte el general en retiro y exdirector de la Policía Nacional, Oscar Naranjo. También el militar Jorge Enrique Mora, quien durante el proceso de paz en San Vicente del Caguán, durante la presidencia Pastrana, pasó por la humillación de tener que abandonar el Batallón Cazadores de San Vicente y entregar el lugar a los integrantes de las FARC que así lo requerían par instaurar la zona de despeje. “Me preocupa”, dijo Andrés Pastrana, cuando supo que uno de los cinco negociadores de la paz con las FARC era el comandante Mora, “porque ‘puede ser una piedra en el zapato’. Era um enemigo de la paz en ese entonces”. El general Mora, es uno de los oficiales en retiro con más acogida en el Ejército, conocido y admirado por su carisma y sus “buenas estrategias” contra la guerrilla. Fue Comandante de las Fuerzas Militares en el primer año de gobierno de Álvaro Uribe y trazó el Plan Patriota, la estrategia que comenzó a doblegar militarmente a las FARC en el sur de Colombia, afirma El País. El periódico dice que Mora fue acusado de incitar la muerte de Jaime Garzón, humorista político y crítico social, ocurrida en 1999 en la ciudad de Bogotá.  “Ahora, el presidente Juan Manuel Santos ha decidido que el general Jorge Enrique Mora participe activamente en las conversaciones con las FARC, muy seguramente, porque quiere asegurarse de incluir hasta al sector más duro de los militares” (Ver: El País http://internacional.elpais.com/internacional/2012/09/05/actualidad/1346864104_715102.htmlConsulta el 20/10/2012)
Sabemos que el estímulo a la guerra vende y compra armas, cuyos lucros son escandalosos. En Colombia se gasta la mayor parte del Producto Interno Bruto en la guerra contra las FARC. El Plan Colombia há invertido billones de dólares en el combate al narcotráfico y a la guerrilla. El objetivo inicial de dicho Plan era la erradicación del narcotráfico por medio de planes de desarrollo social, substitución de cultivos ilícitos y fumigación de plantíos de coca y amapola. Sin embargo, a partir del atentado a las torres gemelas, el 11 de septiembre de 2001, se dio un giro brusco y el Plan Colombia objetiva entonces el combate al terrorismo internacional, punto en el cual las FARC pasaron a ser el alvo preferido. Pero el dinero no se gasta sólo en la guerra, este también es desviado y va a parar a las manos de una cúpula del Ejército Colombiano y otros sectores elitistas del país a quienes actualmente les interesa la continuación del conflicto armado. Así entonces, la presencia del Ejército y de la Policía en la Mesa de Negociaciones es preocupante porque puede afectar tremendamente el buen desarrollo del proyecto de paz. Sabemos también de la influencia ejercida por el expresidente Álvaro Uribe sobre el general Mora. Uribe fue uno de los primeros a pronunciarse frente a las acusaciones contra sus hijos hecha por “Ivan Márquez” en Oslo . LLamó a “Márquez” de asesino, secuestrador y mentiroso. Dijo que él y sus hijos no se han apoderado de un centímetro de tierra en los LLanos Orientales y se refirió a la muerte de su papá a manos de las FARC. (Ver: El Diario del Otún. “uribe defiende a sus hijos frente a Ivan Márquez”. http://www.eldiario.com.co/seccion/POLITICA/uribe-defiende-a-sus-hijos-frente-a-iv-n-m-rquez121018.html Consulta el 20/10/2012)
Las FARC tienen interés en un proceso de paz o, al igual que durante las negociaciones con Andrés Pastrana, usarán de la coyuntura para hacerse propaganda internacional? Ya pidieron a la Unión Europea que los saque de la lista de terroristas. En Conferencia de Prensa en Oslo, así se refirieron:
Nosotros no hemos cometido delitos contra el pueblo (…) ¿Cómo van a pretender que vayamos a la cárcel por un derecho universal que nos faculta a resistir contra regímenes oprobiosos? La rebelión hay que entenderla como un derecho universal”, dijo Márquez, un derecho que según Jesús Santrich “no se lo inventaron las Farc”. “Las Farc fueron obligadas a empuñar las armas (…), si hay una nueva Colombia las armas se hacen obsoletas”, aseguró Rodrigo Granda. Ver revista Semana “Ronda de preguntas: la rebelión es un derecho universal, no es um delito” (Ver revista Semana.
http://www.semana.com//politica/ronda-preguntas-rebelion-derecho-universal-no-delito/186625-3.aspx Consulta el 20/10/2012.
Se espera que las FARC puedan negociar sobre la base de, por lo menos, los puntos ya agendados en la primera etapa de las negociaciones, pues intentar pasar al problema del modelo económico colombiano, que implica el problema de las inversiones nacionales y extranjeras, así como el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, sería colocar en riesgo la negociación.
Las FARC están debilitadas, dicen algunos analistas, y por eso están dispuestas a negociar. Eso es relativo, pues ya pasaron por el peor momento. Antes las conversaciones no habían sido posible porque la guerrilla pedía, otra vez, una zona de distensión. Ese requisito no fue exigido en 2012. Parece que de esta vez no exigirán tampoco el reconocimiento como beligerantes.
A nivel internacional, Roberta Jacobson, Secretaria de Estado adjunta para América Latina, afirmó que “Estados Unidos quieren ser parte de la solución”. Las FARC exigen la presencia de “Simón Trinidad” en la Mesa de Negociaciones. Fue capturado en el Ecuador y extraditado para los Estados Unidos donde cumple condena de 60 años desde 2004. (Ver revista Semana “Caso ‘Simón Trinidad’ tendría que ser discutido con Colombia”  http://www.semana.com//politica/caso-simon-trinidad-tendria-discutido-colombia-ee-uu/186639-3.aspx Consulta 20/10/2012.
Colombia ha sido acusada de ser subsirviente y alienada frente a los Estados Unidos. El país andino suplicó al país del Norte para firmar un Tratado de Libre Comercio, concretizado finalmente en 2011. Esta actitud fue bastante criticada por las FARC, mas el asunto no fue incluido en los puntos a tratar entre las partes. Sin embargo, este hecho se suma al Plan Colombia, el cual se presta para manipular la soberanía del país. Motivos estos por los cuales creemos que a los Estados Unidos les conviene la continuación del conflicto armado, pues con el pretexto de exterminar los “terroristas” miembros del grupo guerrillero, el Plan Colombia continúa sirviendo para intervenir en asuntos internos del país y de la región. Desde Colombia, EE.UU.  mantienen vigilados a sus enemigos Hugo Chávez y Rafael Correa y a otros como Evo Morales. Siendo así, al no existir más el conflicto armado entre Colombia y las FARC, Estados Unidos ya no tendrían más excusas par intervenir por medio del Plan Colombia.
Por otra parte, el pueblo colombiano está cansado de guerra, llamada de guerra civil por algunos científicos sociales. A lo largo del conflicto, el número de muertos casi alcanza la suma de um millón; son 4 millones de desplazados y dos millones aproximadamente de refugiados en diferentes países del mundo. Tragedia pagada casi que exclusivamente por el pueblo colombiano. La culpa por el mal causado por los grupos paramilitares es arrojada sobre la guerrilla, pues el pueblo ha sido masacrado, acusado de complicidad con las FARC y el ELN. Los atropellos por parte del Ejército Nacional, los falsos positivos y otras infamias son evaluadas bajo la sombra de la guerrilla. Uno de los puntos a negociar es la participación política de las FARC, una vez llegado a un acuerdo. La cuestión colocada por estas se refiere a la forma como el estado irá a protegerlos si deciden hacer vida política. El miedo es normal depués de la experiencia con la Unión Patriótica y otros grupos desmovilizados anteriormente. Sin embargo, las FARC no se preguntan de que forma serán o no acogidos por los colombianos una vez desmovilizados. Qué imagen han construido del grupo guerrillero miles y meles de víctimas? Uno de los peores momentos se dio cuando en Oslo, y al hablar de Víctimas, como uno de los puntos de la agenda a tratar, las FARC, en vez de dirigirse a sus víctimas y, como dice la prensa, pedir perdón por los horrores cometidos en contra de la población civil, lacabaron considerándose VÌCTIMAS. Claro está que De la Calle y los otros miembros de la Mesa oficial tampoco lo hicieron en representación de la Fuerza Pública, de los paramilitares y del capitalismo. En Oslo, llos tampoco confesaron sus crímenes.
Los colombianos seguimos esperando, con fe, fuerza y dignidad, el final de esta tragedia que enluta al pueblo colombiano hace más de 200 años, sin contar los 300 años anteriores. Creemos que cien años de soledad sean suficienrtes, pues como reza el dictado popular: No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. A no ser, en la tierra de Macondo...

Gerson Ledezma

Nenhum comentário:

Postar um comentário